Hace poco más de 20 años.. un evento muy doloroso en mi vida, cambió la perspectiva que tenía hasta ese momento de todo. Este evento que me dejó el corazón vacío... me hizo sentir la necesidad urgente de encontrar a ese Dios -del que había escuchado pero no había encontrado hasta entonces- dentro de mí...

Por aquellos tiempos... no tenía ni idea todo lo que tendría que recorrer hasta obtener las respuestas que finalmente resonaran en lo más profundo de mi SER...

Transité diferentes vías de conocimiento como: cosmetología y cosmeatría. También el comienzo de una carrera universitaria, -que nada tendría que ver luego con mis incursiones en áreas totalmente diferentes- como la metafísica, el control mental (que por aquellos años era la mejor herramienta para crear una diferente realidad), Cromoterapia, Angelología, Re-equilibrio a través de la Frecuencia Arcangélica (activando Geometría Sagrada), Aromaterapia, Feng Shui de la “Escuela de la Brújula”, entre las más destacadas.

Fui realizando otras investigaciones sobre temáticas que tuvieran que ver con mi propio crecimiento interior, y también con el poder ayudar a otras personas. Mi intención fue siempre ir en búsqueda de aquella actividad que fuera el auténtico reflejo de mi pasión.

Años de estudios e investigación se conjugaron a cada ciudad o país que visité, incluso los años que viví fuera de mi lugar de nacimiento... fueron un gran catalizador para ahondar en mi búsqueda espiritual y desarrollar lo laboral.

Todo lo aprendido era la base de información que no solo fui atesorando, sino que fui compartiendo en charlas o cursos que di en algunas ciudades en y fuera de Argentina. Incluso trabajé los últimos tres años ayudando a personas de diferentes países, a través de internet.

Que enriquecimiento me otorgó todo esto… Mi reflexión en este momento de mi vida..., es que todas las vivencias interactuadas con cada SER humano que ha entrado a mi “escena de vida” -sea un simple conocido, una amistad, o cada relación compartida- dejarían en mí una enseñanza en algún aspecto. Estas enseñanzas, se enmarcaron en vivenciar los diferentes matices del amor, de explorar básicamente relaciones de caos, de paz, de amor, incluso las que más me afectaron: las de desamor... Pero todas.. traían un propósito, sin duda que fue y es así.

Todas estas vivencias fueron creando mis cimientos, mi base. Y con el tiempo comprendí que no se puede pretender algo en lo externo, si no se lo trabaja primero en nuestro interior.

Fue así que me avoqué a un trabajo interno conciente y de la mano de éste... por fin comprendí que elegir: el amor... al desamor, la paz interior... al drama, la plenitud... al conformismo de sentir o vivir a medias, es la manera que elegiría -de allí en más- a la hora de co.crear cada día de mi vida.

Mis elecciones... fueron arduas de caminar..., y es lo mismo que seguramente te pasó también....
Y si bien reconozco que todos y todo lo vivido ha enriquecido mi SER. Ahora... mi sentir..., me lleva a crear mis experiencias desde otra visión.

Seguía transcurriendo mi vida…, pero nada de lo aprendido podía solucionar definitivamente aquellas situaciones que me afectaban a nivel emocional. Hasta que por fin.. por el año 2002 llegan a mi vida, unos libros que transformarían mi realidad completamente.... A partir de esos recordatorios, surgieron “sincronicidades” que me llevarían a transitar sentimientos, experiencias aún inexploradas para mi, hasta entonces. Ya que por ese tiempo no era consciente de mi esencia divina, ni de todo lo que tenía como potencial para vivir, explorar o experimentar.

No solo recibiría recordatorios desde lo externo, sino que también establecería una conexión con mi propia sabiduría divina, que me re-conectaría hacia un inexplorado camino hacia el amor divino.

Me llevó su tiempo “creer en la autenticidad y procedencia de esta información, que sentía brotar desde dentro de mí”, porque por aquel entonces no era tan a la orden del día los temas de ADN interdimensional, ni era de público conocimiento que uno podría despertar la información desde su propio ADN.

Sin embargo el tiempo lineal se encargaría de hacerme llegar las corroboraciones que me permitieron entender que no era que había perdido el “juicio”, sino que había comenzado la reconexión con mis propios niveles superiores de consciencia.

Todos estos temas, constituyeron y constituyen la plataforma hacia mi despertar... De hecho me llevaron a trabajar con esa parte en mí, que experimentaba la falta de autoestima, de autovaloración, temas que tenía que resolver cuanto antes, ya que me impidían sentirme bien en muchos aspectos de mi vida.

El lograr cada paso hacia mi valoración no fue nada fácil…porque co.creé grandes maestros que me lo enseñaron al mejor y más viejo método de aprendizaje “a través del dolor”. Más… cuán agradecida estoy hoy… a todos ellos porque me permitieron conectarme finalmente a mi propio poder interior. Me refiero a ese poder “que no trata de dominar” sino que abarca “todo nuestro propio poder de accionar” y que permitió y permite tomar decisiones muy diferentes, a esas que se toma cuando se carece de él... Aquellas que dejan atrás -por ejemplo- la falta de merecimiento.

Y seguí creciendo... y las sincronicidades seguían presentándose en mi vida y es así que un día llega Reprogramación de la Memoria Celular, un método que al vivenciar sus diferentes protocolos.., facilitaron que mi vida vuelva a atravesar otra profunda transformación....

Una transformación que se fundamentó en “modificar” aquellos registros a nivel emocional, que antes por ningún otro medio había podido dar una resolución definitiva. Memoria celular me ayudó (y ayuda) a trascender mis propias creencias de limitación.

De la mano de memoria celular también llegó mi conexión con la Terapia Floral, que al comienzo comencé a estudiar, sin creer demasiado en este tipo de terapia. Mi gran sorpresa fue cuando las empecé a probar.. y pude experimentar su rapidez y efectividad.

Y he llegado hasta aquí... siendo una conjunción de un SER humano que va siendo más consciente de su despertar espiritual. Que ya aprendió a dar algunos pasos para fusionarse a su esencia divina y que también aprendió a incorporar sus aspectos de luz. A abrazar y liberar los de oscuridad, a fusionar su femenino y masculino. Y que seguirá día a día, su camino espiritual hacia la expansión de su consciencia.

Hoy aprendí a no preocuparme por el futuro, porque sé que el futuro es obra de mi “creación”.

Cada paso dado.., cada información incorporada.., cada decisión tomada.., cada situación vivida, cada persona que ha compartido o comparte mi vida, me hacen sentir en este ahora, que mi VIDA está sumamente enriquecida!.


A veces... los caminos para lograr nuestras metas,
los co.creamos muy dificultosamente...

Pero luego vamos entendiendo...
que no hay casualidades ni destinos,
sino más bien "elecciones" que decidimos vivenciar...

Recuerda...
Puedes crear tu realidad!

Animate a vivir… tu más elevado potencial!!!!


Un fuerte abrazo de luz!


Shil Beraja